Spain

Salud dental

Los azúcares son un tipo de «carbohidrato fermentable», al igual que algunos almidones. Un «carbohidrato fermentable» es un carbohidrato que las bacterias que se encuentran en la boca pueden descomponer.

Cualquier alimento o bebida que contenga «carbohidratos fermentables» puede ser descompuesto por la acción de las bacterias presentes en la boca para producir ácido. Este ácido puede disolver parte de la superficie del esmalte de los dientes,  causando la aparición de caries.

Tu cuerpo tiene una defensa natural para este ataque: la saliva, que puede remineralizar o reconstruir daños muy tempranos en el esmalte dental, si bien esto lleva su tiempo. El número de veces que sometes tus dientes a un ataque de ácido (en otras palabras, cada vez que comes o bebes) y la cantidad que consumes pueden afectar a tu salud dental.

La caries dental puede minimizarse si limitas la frecuencia de exposición a todos los «carbohidratos fermentables» (incluidos los azúcares) y aumentas la exposición al flúor, mediante productos como el agua potable fluorada, la sal, la leche y la pasta de dientes. También ayuda cepillarse los dientes dos veces al día con pasta dental que contenga flúor. Otra forma de prevención es visitar a tu dentista de forma regular (16,17).

Nota: La Federación Dental Internacional (FDI) indica que el riesgo de caries aumenta si se consumen cantidades excesivas de azúcar mediante tentempiés, alimentos procesados y refrescos. Una cantidad excesiva sería, por ejemplo, más de cuatro veces y/o más de 50 gramos (unas 12 cucharaditas) al día. También recomienda conocer tanto los azúcares añadidos a los alimentos como aquellos presentes de forma natural en la miel, los siropes, los zumos de frutas y los concentrados de zumos de frutas (18).